lunes, 1 de abril de 2013

SÉ QUE HAY ALGO MÁS GRAVE





Se sienta a escribir.
Le pregunta a los relámpagos.
Esperando a que el nombre de las cosas estén
entre los pinceles y el caballete.


Un vaso de plástico, hojas de papel y dos maletas.


Un parque donde patinar,
donde recordar todas aquellas cosas extrañas
que jamás ocurrieron.


Escucharle sólo de vez en cuando, al conducir camino a casa.


Demasiado tiempo para pensar.
La peor enfermedad. La mejor medicina
Junto al silencio.


Deshace maletas, cuenta las fotos y sonríe: vuelta a empezar.


Y sonríe cuando lee
hoy es domingo, pero hay algo mucho más grave y quiero que lo sepas...
le echa de menos. Les echa de menos.
Sabe que él también se preguntará.
Que  también sonreirá cuando lea
hoy es domingo, pero hay algo mucho más grave y quiero que lo sepas...


Sabe que la odia de la misma forma
cuando se cuela en sus trazos
deseando dejar de preguntarse
si ella también se preguntará.


Sabe del cajón con su nombre. Que quiere vaciar.  Que no puede vaciar.


Azar que traiciona.
Junto a las casualidades y el mar.
Sabe que siguen siendo ojos cerrados.
De noche que nos devora.



*31/07/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario